Resumen provisional de mi tesis sobre Juan Vespucci

Los estudiantes de doctorado que trabajan sobre historia de la cartografía pueden publicar un resumen provisional de su tesis venidera en Imago Mundi, que es la revista académica líder de este campo.  Me alegra haber podido disfrutar de esta oportunidad. Mi resumen acaba de ser publicado en el número de junio de dicha revista.

Enlace al original en inglés (válido para los 50 primeros lectores): https://www.tandfonline.com/eprint/C3A56BIQVRS8QMYMYYH5/full?target=10.1080/03085694.2022.2044211

Dejo aquí abajo una versión en español del resumen.

Juan Vespucci (1487-c.1527) fue un piloto, cartógrafo y mercader nacido en Florencia y activo en Sevilla en las primeras décadas del siglo XVI.[1] Para los lectores de Imago Mundi, es sobre todo el autor de un planisferio náutico de 1526, una carta portulana fechada en 1520 y un mapamundi en proyección polar azimutal publicado alrededor de 1524.[2]

A diferencia de su tío, el explorador y cartógrafo Amerigo Vespucci (1454-1512), Juan Vespucci ha sido poco estudiado. La única biografía publicada hasta la fecha es una monografía de 22 páginas escrita en 1897, antes del descubrimiento de sus mapas manuscritos y de muchos documentos de archivo relevantes.[3] Por otra parte, los estudiosos que han tratado los mapas de Juan Vespucci –generalmente descritos de forma aislada– son diferentes de los que documentaron su briografía pero ignoraron su obra cartográfica.[4] Mi tesis doctoral, actualmente en curso, conecta las diversas facetas de la vida de Juan Vespucci: piloto, cartografo, mercader y puente entre España e Italia. Cada faceta arroja luz sobre las demás y, juntas, proporcionan nuevas perspectivas sobre cuatro procesos clave de la época de Vespucci: la exploración ultramarina española, la revolución de la cartografía moderna, los inicios del comercio transatlántico y el flujo de información e influencias culturales entre Iberia e Italia.

El primer hallazgo de mi investigación ha sido que, contrariamente a lo afirmado por historiadores anteriores, Vespucci no fue un espía.[5] Un conjunto de cartas supuestamente incriminatorias enviadas por un tal Giovanni Vespucci desde España a los Medici que regían Florencia y Roma resultan haber sido escritas por un homónimo que trabajaba como diplomático para los Medici.

Como piloto de su alteza en la Casa de la Contratación de Sevilla, Vespucci participó en la expedición de 1514 que llevó alrededor de 3.000 personas a Darién (en la actual Panamá), el primer asentamiento europeo importante en América continental. A su regreso, en 1515, se les pidió a él y a otros pilotos que testificaran sobre la latitud del cabo de San Agustín, en el Brasil actual. Un estudio en profundidad de esos testimonios y de documentos relacionados muestra que formaron parte de una compleja disputa con Portugal, que incluyó una expedición española no conocida hasta ahora para medir la latitud de dicho cabo.[6] El estudio de la actividad de Vespucci como piloto también arroja luz sobre cómo se actualizaba, conservaba y reutilizaba la información geográfica en la Casa de la Contratación.

La pesquisa de 1515 tiene muchos paralelos con la Junta de Badajoz de 1524, en la que que también participó Vespucci. Allí, España y Portugal negociaron cómo determinar a quién pertenecían las Islas Molucas. Un estudio sistemático de las actas de la Junta ha revelado la existencia de una serie de mapas y globos no descritos hasta ahora, así como indicaciones sobre la manera en que los cosmógrafos de la época interactuaban realmente con estos objetos.[7] Un mapa que, sin embargo, no aparece en estas actas es el mapamundi polar azimutal de Vespucci. Esto me hizo dudar de la afirmación, a menudo repetida, de que dicho mapa habría sido dibujado ex profeso para la Junta de Badajoz y me llevó a estudiar críticamente la cartografía impresa de Vespucci. Corregí así la cronología de los tres ejemplares conocidos y, lo que es más importante, llegué a la conclusión de que los mapas polares azimutales eran más comunes de lo que se pensaba en la Iberia del siglo XVI.

Si bien solo sobreviven dos mapas de este tipo (el de Vespucci y un hemisferio anónimo portugués[8]), he encontrado numerosas menciones de mapas polares azimutales en documentos ibéricos de entre 1490 y 1550, en algunos casos con suficientes detalles como para proponer reconstrucciones virtuales. Además, una lectura detallada de un tratado geográfico contemporáneo —la Suma de geographia— muestra que su autor conocía los mapamundis polares azimutales, y que en la época de Vespucci estos competían con los planisferios de estilo náutico. El primer tipo de mapa tenía el favor de los cosmógrafos, mientras que los segundos eran preferidos por los pilotos.[9]

El estudio de las actividades mercantiles de Vespucci, además de darnos ejemplos detallados de cómo se practicaba el comercio transatlántico en la Sevilla de los años 1520, ha proporcionado pistas sobre su obra cartográfica. En 1522, Vespucci navegó a Italia a comprar cereales para aliviar la hambruna que asolaba Sevilla. Este viaje proporciona un posible canal por el cual el mapamundi polar de Vespucci pudo llegar a Italia y explica también por qué dicho mapa no muestra el estrecho de Magallanes: cuando Juan Sebastián de Elcano regresó a España, Vespucci estaba fuera. A su vez, la ausencia de Vespucci del país explica por qué no fue él sino Nuño García de Toreno quien acompañó a Elcano a la Corte y quien trazó el primer mapa basado en los informes de Elcano.[10]

Por último, pero no menos importante, he estudiado los mapas manuscritos de Vespucci utilizando técnicas variadas, incluyendo el análisis químico y la comparación de topónimos, caligrafía, características geográficas y decoración con los de obras contemporáneas. Al estudiar los topónimos de los mapas de Vespucci para determinar si entroncaban con las tradiciones mallorquina, genovesa o veneciana de la cartografía portulana, me encontré con un resultado inesperado: Vespucci, y también todos los cartógrafos castellanos y portugueses contemporáneos, utilizaba un corpus distinto y hasta ahora no identificado de topónimos.[11] El estudio del origen de este corpus ‘ibérico occidental’ de topónimos queda para investigaciones futuras, así como sus implicaciones para la historia general de las cartas portulanas.

Reconstruir la vida y obra de un individuo multifacético como Juan Vespucci me ha obligado a formular preguntas precisas sobre las causas y la naturaleza de los cruciales eventos en los que estuvo involucrado y ha abierto nuevas perspectivas y hallazgos inesperados sobre la cartografía del Renacimiento en general. El método seguido demuestra las virtudes del ‘giro biográfico’ en los estudios históricos, a la vez que arroja luz sobre la vida del propio Vespucci.[12]


[1] Este es el resumen de mi tesis doctoral en curso, titulada Juan Vespucci y realizada bajo la supervisión del profesor Wouter Bracke en la Université Libre de Bruxelles. Se prevé la defensa para 2023.

[2] El planisferio de 1526 se conserva en el Museo y Biblioteca de la Hispanic Society en Nueva York, signatura K42. La carta de 1520 se encuentra en Sevilla en el Archivo General de Indias, Mapas y Planos, Europa-África, 125. Del mapamundi impreso se conocen tres versiones diferentes: una, fechada en 1524, en la Universidad de Harvard, Vespucci1524; otra sin fecha en Wolfenbüttel en la Herzog August Bibliothek, 15 Astron. 2°; y una tercera, también sin fecha, que perteneció al conde Manzoni de Roma y desapareció alrededor de 1892. Los mapas de Vespucci han sido descritos en Henry Harrisse, The Discovery of North America (Londres y París, H. Stevens y H. Welter, 1892); María Luisa Martín-Merás, Cartografía Marítima Hispana (Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1993); Ricardo Cerezo Martínez, La cartografía náutica española en los siglos XIV, XV y XVI (Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1993); Christian Heitzmann, ‘Wem gehören die Molukken? Eine unbekannte Weltkarte aus der Frühzeit der Entdeckun-gen’, Zeitschrift für Ideengeschichte 1:2 (2007): 101–10; Antonio Sánchez Martínez, La espada, la cruz y el Padrón (Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2013).

[3] Luigi Hugues, Giovanni Vespucci. Note biografiche e storiche (Casale, Cassone, 1897). Por el contrario, se han publicado numerosas biografías de Amerigo Vespucci, por ejemplo Frederick A. Ober, Amerigo Vespucci (Londres, Harper & Brothers Publishers, 1907); Frederick J. Pohl, Amerigo Vespucci, Pilot Major (Nueva York, Columbia University Press, 1944); Felipe Fernández-Armesto, Amerigo: The Man Who Gave His Name to America (Londres, Weidenfeld & Nicolson, 2006).

[4] La vida de Vespucci en Sevilla ha sido esbozada, sin mencionar sus mapas, por José Pulido Rubio, El piloto mayor de la Casa de la Contratación de Sevilla (Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1950); Consuelo Varela, Colón y los florentinos (Madrid, Alianza, 1988).

[5] Luis A. Robles Macías, ‘No, mapmaker Juan Vespucci was not a Medici spy,’ Imago Mundi 72:1 (2020): 41-46.

[6] Archivo General de Indias, Contratación 5089. Las declaraciones de Juan Vespucci y sus compañeros están en fols.56r-58r. El resto del expediente incluye cartas que proporcionan el contexto geopolítico de esta investigación.

[7] Las actas españolas de la Junta se encuentran en Archivo General de Indias, Patronato 48, y los portugueses en Arquivo Nacional Torre do Tombo, Gavetas XIII, XIV, XV, XVII y XVIII.

[8] Estambul, Topkapı Sarayı Müzesi, Hazine 1825.

[9] Martín Fernández de Enciso, Suma de geographia (Sevilla, Jacobo Cromberger, 1519).

[10] Nuño García de Toreno, carta náutica sin título del Océano Índico (Valladolid, 1522), Turín, Biblioteca Reale, Coll. O XVI/2. El fragmento superviviente de este mapa de Nuño García muestra las Islas de las Especias, que eran el objetivo de Magallanes. El estrecho de Magallanes probablemente figuraba en la parte perdida del mapa.

[11] Este método se basa en las listas de topónimos publicadas por Ramon J. Pujades i Bataller, Les cartes portolanes: La representació medieval d’una mar solcada (Barcelona, Lunwerg, 2007) y Tony Campbell, ‘Listing and analysis of portolan chart toponyms along the continuous coastline from Dunkirk to Mogador (early 14th to late 17th century)’, Map History (blog), diciembre de 2016, http://www.maphistory.info/PortolanChartToponymyFullTableREVISED.xls.

[12] Sobre el injusto estigma de la biografía y su utilidad para la investigación histórica, véase Daniel R. Meister, ‘The biographical turn and the case for historical biography’, History Compass 16:1 (enero de 2018): e 2436.