El extraño mapa que dice que América fue descubierta en 1494

1514 Cornelius Aurelius completo baja-res

Esto de aquí arriba es el primer mapa que se publicó en los Países Bajos, impreso en la ciudad de Leiden en 1514. Es un mapamundi pero a primera vista cuesta reconocer los contornos de los continentes, de lo distorsionados que aparecen. África y Arabia se muestran encogidas mientras que una enorme península Ibérica parece a tiro de piedra de unas islas que resultan ser las Antillas. La forma de las tierras americanas es probablemente la más extraña de cualquier mapa que haya visto. Aun más sorprendente, en la isla-continente rotulada América unas líneas de texto dicen que fue descubierta por los españoles en 1494.

A pesar de su aspecto desconcertante para el ojo actual, este mapamundi tuvo bastante éxito, ya que fue reeditado al menos tres veces en los años siguientes. Se conservan dos ejemplares fechados en 1514 y ambos se encuentran insertos en sendos ejemplares de la Crónica de Holanda, Zelanda y Frisia, una obra del humanista neerlandés Cornelius Aurelius. Por ello se cree que Aurelius debió ser también el autor del mapa.

Aurelius, como buen humanista, rellenó el mapa de texto casi por completo. En Europa se limitó generalmente a topónimos pero para las tierras más lejanas dejó constancia de las informaciones de que disponía. Muchos de estos textos, así como la disposición general de los continentes, debió tomarlos del mapa de Waldseemüller de 1507.

Mapa de Waldseemüller de 1507, el primero que nombró “América” al Nuevo Mundo. Imagen cortesía de Wikimedia Commons.

Aurelius llamó América al continente sudamericano, usando la palabra inventada por Waldseemüller siete años antes. Entre otros muchos detalles que delatan que Aurelius copió del mapa de Waldseemüller podemos citar que en las costas del Ártico escribió que “aquí hay osos blancos” (hic sunt ursi albi) con las mismas palabras que Waldseemüller; o que dibujó un papagayo muy parecido en Sudamérica.

Aurelius debía seguir de cerca los descubrimientos geográficos de portugueses y castellanos, ya que en varias regiones del mapa apuntó el año en que habían sido descubiertas así como la bandera portuguesa o castellana correspondiente. De hecho, estos datos constituyen uno de los aspectos más valiosos de la obra, ya que revelan cómo llegaba a los Países Bajos la información (o la desinformación) sobre los descubrimientos ibéricos.

1514 Cornelius Aurelius Taprobana anno 1507 y Aurea Chersonesus 1513
Costas índicas del sur de Asia en el mapa de Aurelius. Las dos banderas indican conquistas portuguesas recientes: Calicut y Malaca (“aurea chersonesus”). En esta última se indica la fecha correcta de su conquista, 1513. Llama la atención que la noticia de la toma de Malaca llegase tan rápido a los Países Bajos que pudiese ser incluida en un mapa de 1514.

En el extremo occidental del mapa aparecen las islas de Cuba (“Ysabella”) y Espagnola (“Spangnola”). Sus perfiles son casi irreconocibles. En ambas aparece indicada la fecha de su supuesto descubrimiento: 1497.

1514 Cornelius Aurelius Ijsabella frente a Gallicia
El texto dice “Isabela –es decir Cuba– descubierta para el rey de España año de 1497” (Ysabella inventa per regem hispanie anno 1497). La cifra 4 tiene una forma extraña para nosotros pero relativamente habitual en aquella época.
1514 Cornelius Aurelius Spangnola frente a Lisbona
Una leyenda similar cubre la isla Española. A la derecha de la isla, se diría que a poca distancia, se ve la ciudad de “lisbona” o sea Lisboa.

Esta sorprendente fecha de 1497, cinco años posterior a la fecha real de descubrimiento de 1492, es en realidad fácil de explicar. Proviene de la obra que Waldseemüller y sus compañeros publicaron en Saint-Dié, en la que ensalzaron los viajes de Amerigo Vespucci y le atribuyeron el descubrimiento de la tierra firme americana en 1497. Ya conté hace un tiempo que este error de Waldseemüller fue difundido por Petrus Apianus y lo repitió hasta Copérnico.

Volviendo al mapa de Aurelius, más al norte aparece también el año de 1497 en un territorio que solo puede identificarse al compararlo con su equivalente en el mapa de Waldseemüller. Es en efecto una mala copia de la Norteamérica de ese mapa, sin preocuparse de proyección cartográfica ni orientación. Lo delata sobre todo el topónimo “Parias”, situado más o menos en el mismo lugar en ambos mapas.

Por fin llegamos al continente sudamericano y al dato que me ha servido para titular esta entrada. En la tierra firme sudamericana, rotulada AMERICA por Aurelius, una leyenda dice “Toda esta provincia ha sido descubierta por mandato del rey de Castilla, España y Aragón en el año 1494” (Tota ista provincia inventa est per mandatum regis castelle hispanie et aragonie anno 1494). La fecha es sorprendente porque la cronología oficial nos dice que no fue hasta 1498 que Colón pisó por vez primera el continente americano.

1514 Cornelius Aurelius America
La isla-continente América en el mapa de Aurelius.

¿De dónde viene entonces esta fecha de 1494? El investigador holandés C.P. Burguer, que fue el primero en estudiar en detalle y publicar un facsímil del mapa de Aurelius, se limitó a decir que no tenía explicación para ella. Más recientemente, en la obra Columbian Iconography, se ha aventurado que se tratase de un error de imprenta (“perhaps a misprint?”).

Lo del error de imprenta es una opción siempre socorrida para quitarse de encima datos que no encajan con la teoría general. En este caso, sin embargo, me parece poco creíble. Aurelius fue muy cuidadoso con los textos de su mapa; de hecho, corrigió un par de errores gramaticales de frases copiadas del mapa de Waldseemüller. No creo que dejase pasar un error de bulto como este.

Sería más productivo preguntarse qué fuentes pudieron conducir a Aurelius a tomar como cierto el dato de 1494. Porque resulta que no ha sido el único en dar ese año por bueno. Hace pocas décadas, el investigador español Juan Manzano publicó un libro titulado muy explícitamente Cristóbal Colón descubrió América del Sur en 1494. ¿Sabía Aurelius algo que nosotros ahora ignoramos?

 

Bibliografía consultada:

  • C.P. Burger Jr (1912), Een hollandsche wereldkaart.
  • C.P. Burger Jr (1916), De oudste Hollandsche wereldkaart. [digitalizado en Delpher Boeken; todas las imágenes del mapa de Aurelius en esta entrada provienen del facsímil contenido en esa monografía]
  • Johannes Keuning (1952), “XVIth Century Cartography in the Netherlands: (Mainly in the Northern Provinces)”, Imago Mundi, Vol. 9, pp. 35-60+62-63
  • Maria Teresa di Palma (1992), “Plate D-XVIII” in Gianni Eugenio Viola (ed.), Columbian Iconography, pp. 464-465.

El planisferio de Pesaro, ese gran desconocido


En la pequeña ciudad italiana de Pésaro se conserva uno de los mapas más antiguos de América y a la vez uno de los menos conocidos. Se trata de un planisferio sin título, fecha ni firma que, a falta de otro nombre, suele llamarse “carta oliveriana de Pésaro” por la biblioteca Oliveriana en la que se conserva. Por la información contenida en el mapa, los estudiosos han deducido que debe ser posterior a 1504 y probablemente anterior a 1508. Ricardo Cerezo dijo que este mapa es como una versión actualizada del mapa de Juan de la Cosa de 1500. Es verdad que la forma de la isla de Cuba es muy parecida entre los dos mapas.

Imagen de baja resolución del planisferio, tomada del sitio web de la Biblioteca Oliveriana.

Sobre el autor, desconocido, se ha dicho que pudo ser Nuño García de Toreno o Visconte de Maggiolo, en base al estilo artístico de algunas ilustraciones. Los topónimos están en su mayoría en portugués, algunos en italiano y algunas leyendas en latín, así que ni siquiera podemos estar seguros del origen geográfico del autor material del mapa. La información geográfica contenida en el mapa apunta sin embargo a la autoría intelectual de Amerigo Vespucci, que pudo aunar los descubrimientos portugueses con los castellanos. La costa de Brasil en el mapa de Pésaro corresponde bien con la información comunicada por Vespucci. Además, este planisferio es uno de los dos primeros mapas en llamar “Mundus Novus” al continente sudamericano. La frase Mundus Novus había sido popularizada por una carta publicada en 1504 bajo el nombre de Vespucci pero probablemente apócrifa y que fue todo un best-seller en su época.

El planisferio de Pésaro es uno de los grandes desconocidos de la época de los Descubrimientos. Uno de los motivos es la dificultad para obtener imágenes del mismo. Por ejemplo, el investigador Frederick Pohl pidió una fotocopia del mapa antes de la Segunda Guerra Mundial pero solo recibió un calco en 1947, que publicó en la revista Imago Mundi en 1950. Hoy día apenas existen imágenes digitales del planisferio de Pésaro. La que abre esta entrada, que muestra la zona del Caribe, es desde ahora la imagen más detallada del mapa disponible en internet.

Fuentes consultadas, en orden cronológico:

  • Frederick J. Pohl (1950), “The Pesaro map, 1505”, Imago Mundi, 7:1, pp. 82-84
  • Margaret S. Dilke and A. Brancati (1979), “The New World in the Pesaro Map”, Imago Mundi, 31:1, pp. 78-83.
  • Maria Teresa di Palma (1992), “Plate D-IV” in Gianni Eugenio Viola (ed.), Columbian Iconography, pp. 432-433.
  • Oswald A. Dilke and Margaret S. Dilke (1993), “Ptolemy’s Geography and the New World”, in Jerry M. Williams and Robert Earl Lewis (ed.), Early Images of the Americas: Transfer and Invention, pp. 263-286.
  • Ricardo Cerezo Martínez (1994), La cartografía náutica española en los siglos XIV, XV y XVI, pp. 125-126.

El mapa impreso más antiguo de la costa oeste de Norteamérica

Mapamundi de López de Gómara tal y como se pressenta en su libro Historia general de las Indias.
Mapamundi de López de Gómara tal y como se presenta en su libro Historia general de las Indias.

Un mapa español publicado en 1552 fue el primero en mostrar impresa la costa oeste de Norteamérica. Su exactitud ha llamado la atención de investigadores actuales y la posible aparición en él de las islas Aleutianas, cerca de Alaska, resulta particularmente intrigante.

(más…)

El gran mapa de Cuba de 1835

English version

Gérard Bouvin, responsable de la sección Mapas y planos (Cartes et plans) de la Biblioteca Real de Bélgica, presentó en la Map Afternoon 2016 una obra singular: el gran mapa de Cuba levantado entre 1824 y 1831 e impreso en Barcelona en 1835.

Se trata del primer mapa en que se logró representar con tanto detalle la isla de Cuba, sobre todo su interior. Se trata de una obra monumental, compuesta de 6 hojas de gran formato, como se puede apreciar en las fotografías.

Mapa de Cuba de 1835 en Bruselas

Bouvin nos contó que la razón principal para la realización del mapa fue militar, a fin de defender mejor la isla de posibles ataques ingleses o estadounidenses. Por ello inicialmente se planteó que fuera secreto de estado y se restringiese su difusión. Sin embargo, la necesidad de reembolsar los gastos de impresión hizo que finalmente se editasen 2.000 ejemplares.

Cartela del mapa.
Cartela del mapa decorada con fauna y flora cubanas. El texto dice: Carta geográfico-topográfica de la isla de Cuba Dedicanla a la reyna nuestra señora doña Isabel II. el teniente general Conde de Cuba y la comision de gefes y oficiales militares y de agrimensores públicos que la levantó y formó de su orden en los años de 1824 á 1831. Dº Estruch lo Grabó en Barcelona 1835.

En internet se encuentran varios ejemplares digitalizados a alta resolución, por ejemplo en la web del Instituto Cartográfico de Cataluña.

Los mapas del Holocausto

English version

Resumen de la presentación de Harrie Teunissen en  el coloquio “Map Afternoon” del Brussels Map Circle el 12 de marzo de 2016.

La Alemania nazi otorgaba gran importancia a los mapas y a los estudios geográficos. Sin embargo, hasta ahora pocos historiadores se habían interesado por los mapas nazis que sirvieron para planificar y ejecutar el genocidio de millones de personas, principalmente judíos.

El historiador holandés Harrie Teunissen presentó en Bruselas dos siniestros mapas nazis que ha conseguido localizar y adquirir. El primero es un mapa manuscrito del gueto judío de Varsovia, obra de un comandante de las SS que lo trazó sobre un mapa militar alemán preparado para la Luftwaffe. El barrio en el que quedaron confinados los judíos está señalado en color violeta, y en el mismo color se lee una escueta leyenda que dice “Juden Ghetto” junto a una estrella de David, y la firma del SS. Gracias a un estudio minucioso, Teunissen ha conseguido datar el mapa a una fecha exacta de 1940.

Warschau Juden Ghetto map
Harrie Teunissen de pie al lado de un mapa nazi del gueto judío de Varsovia.

El segundo mapa es de una escala mucho mayor y representa la población judía que existía en el noroeste de la Unión Soviética (y países ocupados) antes de la invasión alemana de 1941. El mapa fue publicado en 1942 y el ejemplar mostrado en la imagen es una reimpresión de principios de 1943. Según explicó Teunissen, para cuando este mapa fue publicado estaba totalmente obsoleto porque las fuerzas alemanas y las milicias locales habían matado ya a alrededor de un millón de judíos en la segunda mitad de 1941. Se pregunta por tanto cuál era el objetivo de los que publicaron este mapa: ¿identificar las poblaciones pendientes de aniquilación?, ¿celebrar gráficamente el “trabajo” realizado por los exterminadores? También comentó la amarga ironía de que este mapa es hoy día una fuente histórica valiosa para conocer a las poblaciones judías de antes de 1941, ya que para algunas de las regiones mostradas no existen apenas mapas etnográficos.

Verbreitung Juden Russland
Mapa nazi que muestra la distribución de la población judía en la Unión Soviética.

Tras esta presentación tan impactante, charlé un rato con Harrie. Me comentó que estos mapas habían sido acogidos con  reacciones encontradas en diferentes comunidades judías. Mientras algunas los consideran fuentes históricas valiosas, otras no quieren saber nada de ellos por tratarse de herramientas nazis de control y de propaganda.

En el sitio web de Harrie Teunissen, http://www.siger.org, pueden encontrar imágenes de alta resolución de estos y otros mapas del Holocausto; en concreto en las páginas The Holocaust in contemporary maps y Maps of the Warsaw Ghetto (ambas en inglés).

Así trabajamos los cartógrafos de Wikipedia

Buen reportaje de Lucía El Asri para eldiario.es sobre cómo subimos a Wikipedia mapas antiguos, históricos y actuales.

Así trabajan los cartógrafos de Wikipedia: “Acaba convirtiéndose en un vicio”

Los voluntarios que elaboran mapas para Wikipedia no pretenden competir con los clásicos atlas, sino democratizarlos. Los retos a los que se enfrentan, no obstante, aún son muchos. Por ejemplo, “el patrimonio español cartográfico es enorme, uno de los mayores y más interesantes de Europa, y por desgracia no podemos utilizarlo tanto como nos gustaría”.

En este sector (casi) no hay protagonistas, el trabajo es totalmente colaborativo

Así se crean los mapas de la mayor enciclopedia del mundo

(leer más)

5 mapas sorprendentes de la antigua China

La antigua China fue una civilización innovadora que produjo inventos clave como la brújula, la pólvora o el papel. Menos famosos son sus mapas, que hasta el siglo pasado eran totalmente desconocidos en Occidente y que hoy día no dejan de asombrar por su sofisticación y exactitud. Las cinco obras cartográficas siguientes son espectaculares tanto por su antigüedad como por su contenido.

1. Mapa militar, siglo II a.C.

Mapa militar de Mawangdui (reconstruido) HoC Fig3.11
Mapa militar hallado en Mawangdui (reconstruido). Imagen tomada de Yee 1994a, fig 3.11

En 1973 se hallaron en una tumba de Mawangdui  (provincia de Hunan) tres mapas de seda que representaban territorios del sur de la actual China. El alto funcionario enterrado en la tumba murió en el año 168 antes de nuestra era, por lo cual los mapas deben ser algo anteriores a esa fecha. Los tres mapas se habían guardado doblados y se hallaron rotos a lo largo de las dobleces. De uno de ellos apenas se ha podido discernir una ciudad amurallada. Otro, mejor conservado y de dimensiones 96 x 96 cm, muestra la topografía de la región situada aproximadamente entre 110 y 112.5ºE y entre 23 y 26ºN. El tercero, de tamaño similar (98 x 78 cm),  es el que se muestra en la imagen o más bien una reconstrucción en blanco y negro de lo que debió ser el trazado original.

El mapa muestra una zona de importancia estratégica en aquella época: la frontera de Nanyue, estado que acababa de ser sometido por los chinos Han tras varias guerras. Indica la ubicación de instalaciones bélicas y cuarteles, usando diferentes pigmentos vegetales para representar carreteras (rojo), ríos (azul verdoso), etc. Utiliza símbolos, con su correspondiente leyenda, además de notas textuales y algunas cifras para indicar distancias y poblaciones. La escala, en su parte central, es de entre 1:80.000 y 1:100.000.

Fuente: Yee 1994a, pp.40-46.

2. Mapa de China a escala, 1137 d.C.

"Mapa de los caminos de Yu", tallado en piedra en 1137 d.C. Dimensiones aproximadas: 80 cm x 80 cm. Actualmente en el Museo Pei Lin de Xi'an. Imagen tomada de Needham, fig. 226.
“Mapa de los caminos de Yu”, tallado en piedra en 1137 d.C. Dimensiones aproximadas: 80 cm x 80 cm. Actualmente se encuentra en el Museo Pei Lin de Xi’an. Imagen tomada de Needham, fig. 226.

El Yu ji tu (“mapa de los caminos de Yu”) fue tallado en piedra en 1136 o 1137 a partir de un original que probablemente datase de algo antes de 1100 d.C. Muestra con gran detalle la red hidrográfica de China, que era esencial para su economía. La cuadrícula indica una escala de distancias lineales; cada cuadrado representa 100 x 100 li. El historiador de la ciencia china Joseph Needham lo llamó “la obra cartográfica más extraordinaria de su época en cualquier cultura.” Se ignora quién fue el autor. Se pueden encontrar más imágenes e información en cartographic-images.net.

La estela en la que está grabado el Yu ji tu muestra, en el lado opuesto, otro mapa de dimensiones similares pero estilo algo diferente, sin cuadrícula. Puede consultarse también en cartographic-images.net.

Cuentan las crónicas que Chia Tan, el gran cartógrafo chino del siglo IX d.C., realizó un mapa de estilo similar pero mucho mayor, unos 9 x 10 metros, a escala aproximadamente 1:1.000.000, que debió representar el continente asiático en su totalidad. Por desgracia hoy día no queda rastro de semejante monumento cartográfico.

Fuentes: Needham 1959, pp.543-551 y fig.226; Yee 1994a, pp.46-50.

3. El mapa impreso más antiguo del mundo, 1155 d.C.

El mapa impreso más antiguo que se conserva.
El mapa impreso más antiguo que se conserva, ca. 1155 d.C. Ejemplar único en la Biblioteca Nacional de Pekín. Imagen tomada de Needham 1959, fig. 227.

Este “mapa de China Occidental” fue incluido por Yang Chia en su enciclopedia titulada Liu Ching T’u, publicada hacia 1155 d.C. Realizado con tinta negra sobre papel, se trata del mapa impreso más antiguo que se conserva. El mapa, no firmado, presenta un detalle curioso: la doble línea curva de la parte superior adornada con cuatro figuras escalonadas es la Gran Muralla.

Fuente: Needham 1959, p. 549 y fig. 227.

4. Atlas estelar, siglo XII d.C.

Uno de los mapas del atlas estelar de Su Song. Proyección cilíndrica ecuatorial. La línea curva es la eclíptica.Adaptado de History of Cartography... fig. 13.17
Uno de los mapas del atlas estelar de Su Song, en proyección cilíndrica ecuatorial. La línea curva es la eclíptica. Dimensiones: 30 x 22 cm. Imagen adaptada de Stephenson 1994, fig. 13.17

El atlas estelar de Su Song incluye los cinco mapas siguientes: 1) Parte del hemisferio Norte que es siempre visible desde las latitudes chinas; 2) Mapa ecuatorial desde el equinoccio de otoño al de primavera [mostrado en la figura]; 3) Mapa ecuatorial desde el equinoccio de primavera hasta el de otoño; 4) Hemisferio Norte completo; 5) Hemisferio Sur hasta el límite de invisibilidad. Los tres mapas de los hemisferios norte y sur están en proyección polar equidistante mientras que los dos mapas ecuatoriales usan una proyección cilíndrica no determinada.

La primera edición del atlas celeste de Su Song fue publicada en 1094 d.C., por lo cual se trata de los mapas estelares impresos más antiguos de los que se tiene noticia. Por desgracia no se conserva ningún ejemplar de esa edición. La imagen muestra una edición impresa de 1781, titulada Xinyi xiang fayao, que afirma ser una reproducción fidedigna de una copia manuscrita hecha en 1670 a partir de un impreso de 1172.

Fuente: Stephenson 1994, pp.541-545.

5. Vista del curso del río Yangtsé, ¿siglos XII – XIII?

Sección del Changjiang wan li tu ("Diez mil li a lo largo del río Yantsé"). Imagen tomada del sitio web de la Freer Gallery of Art, de la Smithsonian Institution (enlace).
Sección del Changjiang wan li tu (“Diez mil li a lo largo del río Yantsé”). Imagen tomada del sitio web de la Freer Gallery of Art, de la Smithsonian Institution (enlace).

Los cuatro ejemplos anteriores podrían dar la equivocada impresión de que los mapas de la antigua China eran sobre todo matemáticos, geométricos. En realidad la cartografía de esta civilización fue muy diversa, abundando obras de tipo “pictórico” que aunaban información geográfica y belleza visual. Uno de los mejores ejemplos es este mapa en perspectiva del curso del río Yangtsé, titulado Changjiang wan li tu, pintado en un rollo de seda de más de 16 metros de longitud y 43 cm de anchura, del cual la imagen muestra solo una de las 33 secciones que lo componen. Este ejemplar no tiene fecha pero se piensa que podría datar de los siglos XII o XIII. El original se atribuye al monje Juran, del siglo X d.C. En tinta roja se muestran los nombres de algunos lugares notables, probablemente añadidos posteriormente a la finalización de la obra.

Fuentes: Documentación de la Smithsonian Institution (enlace); Yee 1994b, pp.162-166.

Agradezco encarecidamente a D. Manuel Vallejo por haber despertado en mí el interés por la cartografía china y haberme enviado amablemente tanta información.

Bibliografía citada:

NEEDHAM, Joseph. Mathematics and the Sciences of the Heavens and the Earth. Science and Civilisation in China 3. Cambridge University Press, 1959.
STEPHENSON, F. Richard. «Chinese and Korean Star Maps and Catalogs». En Cartography in the Traditional East and Southeast Asian Societies, editado por David WOODWARD y John Brian HARLEY. Vol. 2.2. The History of Cartography. University Of Chicago Press, 1994.
YEE, Cordell D.K. «Reinterpreting Traditional Chinese Geographical Maps». En Cartography in the Traditional East and Southeast Asian Societies, editado por David WOODWARD y John Brian HARLEY. Vol. 2.2. The History of Cartography. University Of Chicago Press, 1994.
YEE, Cordell D.K. «Chinese Cartography among the Arts: Objectivity, Subjectivity, Representation». En Cartography in the Traditional East and Southeast Asian Societies, editado por David WOODWARD y John Brian HARLEY. Vol. 2.2. The History of Cartography. University Of Chicago Press, 1994.
Licencia de Creative Commons
Esta entrada de Luis A. Robles Macías se publica bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.