¿Un indicio de América en un mapamundi del siglo VIII?

El Vaticano ha digitalizado hace pocos meses uno de los mapas más valiosos de su colección. Es un mapamundi centrado en el Mediterráneo y orientado con el sur hacia arriba que fue realizado en el siglo VIII, más concretamente entre los años 762 y 777. Forma parte de un manuscrito en latín que trata sobre el calendario y que fue catalogado como Vat. lat. 6018.

En  el mapa, las tierras de Asia, Europa y África se distribuyen en el interior de un círculo cuyo centro queda cerca de Jerusalén pero no exactamente en dicha ciudad. En torno al círculo se extiende un océano continuo, coloreado de verde, en el cual se encuentran algunas islas.

Solo se conserva otro mapamundi comparable de la misma época, en Albi (Francia), pero su información  geográfica es mucho menos detallada que la del mapa en el Vaticano. Estas dos obras se consideran los “mapas no abstractos” (es decir, que van más allá del mero diagrama cosmográfico) más antiguos que han llegado hasta nosotros.

Mapamundi contenido en el manuscrito Vat.lat.6018. Imagen reconstruida a partir de las páginas digitalizadas en Digita Vaticana.
Mapamundi contenido en el manuscrito Vat.lat.6018, folios 63v y 64r. Para formar la imagen completa, he recortado y juntado las imágenes digitales de las dos páginas, disponibles en Digita Vaticana.

El mapamundi del Vaticano es curioso por muchos motivos pero el que me ha llamado la atención es sobre todo uno. Frente a las costas africanas del Atlántico, el autor del mapa dibujó una isla alargada y en ella escribió la leyenda “insola incognita ori…? IIII partes mundi”; es decir, “isla desconocida” y “cuatro partes del mundo”. La palabra intermedia que comienza por ori es difícil de descifrar y al parecer se han propuesto varias lecturas diferentes.

Insula incognita frente a la costa atlántica africana.
“Insula incognita ori… IIII partes mundi” frente a la costa atlántica africana.

Si se tratase de una “insula incognita” a secas, no merecería mucha atención porque podría atribuirse a la mera imaginación del autor del mapa. De hecho, el mapa muestra varias islas en el mismo océano, algunas reales y otras legendarias con nombres como “Gadir”, “Sargodes” o “Esperida”(?), que pueden verse en la imagen insertada más abajo.

Sin embargo, la leyenda de esta isla menciona una cuarte parte del mundo que me deja perplejo. Casi la misma frase en latín (“quarta pars mundi”) aparecerá, muchos siglos más tarde, en una de las cartas atribuidas a Amerigo Vespucci que relata un viaje de descubrimiento a las costas del actual Brasil. En parte debido a dicha frase se ha considerado que Vespucci fue uno de los primeros en identificar la naturaleza continental de las tierras recientemente descubiertas en las Indias y que hoy día se llaman América.

Intrigado, acudí a la bibliografía especializada para ver si alguien había discutido ya esta cuestión, y así es. El mapa del Vat. lat. 6018 fue mencionado por primera vez en 1872 y su primera reproducción impresa data de los años 1920. Al parecer causó sensación en la época y Richard Uhden le dedicó un artículo en 1936, a pesar de que no pudo consultar el original. Solo a finales de la década de los 1990 se publicaron dos estudios que permitieron situar mejor el mapa en su contexto:

  • Evelyn Edson (1999) Mapping Time and Space: How Medieval Mapmakers Viewed Their World, British Library. Páginas 61-62.
  • Leonid S. Chekin (1999) “Easter tables and the Pseudo‐Isidorean Vatican map”, Imago Mundi, 51:1, 13-23, DOI: 10.1080/03085699908592900

Leonid Chekin consiguió datar el manuscrito que contiene el mapa, y en su artículo incluyó el siguiente comentario sobre la misteriosa isla desconocida del océano Atlántico:

“A long thin island in the south-west has an intriguing but unclear legend. This starts with the words insola incognita, continues with controversial abbreviations ori (?) sunt (or sol ?), and ends with IIII partes mundi. Scholars have read and interpreted the legends differently, but the island is generally understood to represent a landmass south of the equator but still in the Old World hemisphere. A comparison of the Vatican map with yet another of the maps in Lambert of St Omer’s Liber Floridus— which presents an essentially similar Atlantic with, however, an attempt to indicate a western landmass on the far side of the globe—broadens the interpretation and allows us to suggest that the unknown island on the Vatican map may also stand for a western landmass.”

Traducción:

“Una isla alargada y delgada en el sudoeste tiene una leyenda intrigante pero poco clara. Esta empieza con las palabras insola incognita, continúa con unas abreviaturas controvertidas ori (?) sunt (o sol ?), y termina con IIII partes mundi. Los estudiosos han leído e interpretado estas leyendas de diferentes maneras, pero en general se entiende que la isla representa un continente [o gran isla] situado al sur del ecuador pero todavía en el mismo hemisferio que el Viejo Mundo. La comparación  del mapa vaticano  con otro de los mapas del Liber Floridus de Lambert de St Omer —que muestra un Atlántico esencialmente similar con, sin embargo, un intento de indicar un continente occidental al otro lado del globo—ensancha la interpretación y nos permite sugerir que la isla desconocida en el mapa del Vaticano pueda también significar un continente occidental.”

Tenemos pues un artículo relativamente reciente y publicado en la muy seria revista Imago Mundi, que sostiene que no solo el mapamundi del Vat.lat.6018 sino también algún otro mapa de la Alta Edad Media plantean la existencia de tierras desconocidas hacia occidente, al otro lado del Atlántico. No sabemos si es porque tenían algún indicio o solo era una especulación razonable. En cualquier caso da que pensar y al menos a mí me hace mirar la cartografía de esa época con otros ojos.

Hispania e islas en el océano Atlántico.
Hispania (abajo a la izquierda) e islas en el océano Atlántico.

Para más información sobre el mapa y el manuscrito que lo contiene, véase el blog MacroTypography de Jean-Baptiste Piggin.

Para un facsímil digital del mapamundi de Albi, siga este enlace y busque la página 116.

Merci beaucoup à Jean-Baptiste Piggin d’avoir fait connaître la numérisation de cette carte via son blog et son Twitter !